Ouendan, contraportada





OSU! TATAKAE! OUENDAN

Ouendan, portada






        
Hay juegos que te atraen por sus gráficos espectaculares, otros por su banda sonora de cine e incluso algunos por su apasionante argumento que te tiene pegado a la pantalla durante semanas... pero los juegos buenos de verdad no necesitan ninguna de esas características pasajeras (lo cual no quita que las tengan) pues son diversión digital en estado puro. Osu! Tatakae! Ouendan  es eso mismo, diversión pura y dura sin complicaciones, lo que le convierte sin lugar a dudas  en el mejor juego de Nintendo DS (y casi de cualquier sistema) al que he jugado.

Si los Super Mario van de salvar princesas, la premisa de Ouendan, bastante curiosa como poco, no va mucho más allá... en un principio tú encarnas al líder del Ouendan , un grupo de 5 tipos duros que se dedican a ayudar al prójimo a los que si tu habilidad te lo permite se les unirán las 3 verdaderas maestras del cotarro. Lo curioso es el cómo ayudan y al qué ayudan: Los Ouendan al ser invocados (al grito de "ouendan!!!")... ¡ayudarán mediante bailes que elevarán la moral de los necesitados! Estos abarcan un poco de todo, cada caso más alocado que el anterior (las carcajadas están garantizadas)... desde una rechoncha Cleopatra que quiere ponerse en línea gracias al poder piramidal para cuando llegue el guaperas de Marco Antonio, hasta la llegada de un meteorito que destruirá la tierra... pasando por un ratón gigantesco que está destruyendo la ciudad, en total 15 casos ^_^U

Ouendan no pertenece a ningún genero nuevo, de hecho es un juego de ritmo al estilo del Donkey Konga o Beat Mania...  pero es uno de los mejores ejemplos de un juego que sólo se puede realizar con la DS. Donde otros se limitan a que pulses un botón cuando un indicador pasa por algún lado, aquí tienes que ir persiguiendo unas burbujitas y pulsarlas con el stylus en el momento oportuno y según lo bien que lo hagas pues te darán una serie de puntos o fallarás, estos puntos sirven para rellenar una barra de energía que nos indica el éxito que estamos teniendo. El tener que desplazarte por la pantalla ya me parece mejor que lo que se suele ofrecer en otros sistemas, pero la pantalla se usa para más cosas, así también tendremos que realizar algunos trazados o hacer girar ruletas con el stylus. Así dicho no parece gran cosa, pero es la mar de divertido, es de se estilo de juegos sencillitos que son muy fáciles de jugar, difíciles de dominar y que una vez que insertas el juego en la consola no lo vuelves a sacar en meses.
 
Empecemos por el apartado más importante a priori en un juego de música... el sonido: Los efectos de sonido son correctos con alguna que otra voz por ahí en medio, nada demasiado espectacular pero todo correcto y las músicas... pues 15 canciones (nada de midis pachangueros) de Jpop con calidad cercana al CD. Todo mas que correcto.

Gráficamente sigue una estética manga que le va como anillo al dedo, así las 15 historias son narradas mediante viñetas animadas y una vez que empezamos a jugar, en la pantalla superior aparecen escenas 2D animadas relacionadas con la historia mientras que nuestros 3 *bailarines*  aparecen mediante modelos 3D en la pantalla táctil haciendo sus particulares bailes. La sección 2D excelente mientras que la 3D podría emplear un poco más de detalle, pero vamos todo bastante agradable a la vista.

La jugabilidad... pues perfecta, la mecánica es sencillita y la pantalla reacciona a la perfección, ¿qué mas se puede pedir?

Por supuesto este título sólo está en japonés, pero la popularidad alcanzada por este título fuera de las fronteras japonesas ha hecho que Nintendo abra los ojos... no, Ouendan no llegará a las fronteras occidentales, sino una versión que si bien parece mantener el espíritu original, ha sido bastante occidentalizada llamada Elite Beat Agents, en la que unos exagentes de la CIA sustituirán a los Ouendan y bailarán al ritmo de canciones que en teoría nos deberían sonar más. Ya veremos que tal queda el experimento...





                                                                                  

Volver Ini